Mi primera historia corta

06:21 Estado Lector 0 Comments

Sara se dirige a su casa, las calles llenas de gente indican que el fin del día se acerca, en el paradero los buses azules se acumulan desordenadamente y hacen que Sara entre en desesperación, su bus pasa de largo y la tensión de la gente crece junto con ella, no puede hacer más que buscar la calma, respira profundo y espera el siguiente bus.

Logra tomar la ruta c52, unos minutos más tarde y con incredulidad logra sentarse, mira la hora, 6:00 pm el trancón se avecina, saca su celular, se pone sus auriculares cierra los ojos y se pierde tras las notas de su canción favorita, tras media hora mira la calle, en el horizonte se empieza a ver el cielo naranja, aquel circulo entre las nubes empieza a bajar -suspira- ve a sus compañeros de viaje, algunos charlan, otros entre sus celulares pasan los minutos, otros simplemente duermen; mira la calle 26 y sus tristes árboles y por un momento se da cuenta que las personas se vuelven más indiferentes, nadie mira el atardecer ni se miran entre ellos.

Con empujones logra bajar del bus, más de 30 personas caminan junto a ella, todos se dirigen a sus casas con paso rápido, la noche llega y el afán apremia, Sara recuerda que al llegar a su casa dos pequeños demonios junto a su hermana la esperan, hace ya dos semanas que se mudaron a su pequeño apartamento después de un divorcio, eso le molesta bastante por que ama su soledad y el estar en su casa no era motivo de alegría.

Hace una parada en la panadería más cercana, sube al segundo piso y se siente en un rincón tranquilo, le pide a la mesera un tinto oscuro, saca de su bolso su celular y revisa todas sus redes sociales, la mesera aparece, le sirve el tinto y mientras le pone azúcar mira a su alrededor, la sorprende la llegada de un mensaje. . .

Como alguien que, en un solitario camino,
Apresura el paso, dominado por el miedo y la aprensión
Y que, tras mirar hacia atrás, prosigue andando
Sin ya nunca volver la cabeza
Pues intuye que un demonio horrible,
Cerca de su espalda, avanza (1)

Sara siente algo en el pecho, por una extraña razón el sentimiento de miedo se apodera de ella, mira a su alrededor y encuentra a un hombre en la siguiente mesa observándola, no se había percatado en que momento entro y se sentó cerca de ella, lo observo por un momento, era un hombre joven, de piel blanca y ojos cafés, bien vestido… era guapo sin duda.

Su rostro le pareció conocido, recordó por un momento los extraños casos de mujeres que se lanzaron al abismo durante la presente semana, la policía aseguraba que no existía relación alguna entre los suicidios, que ya tenía una cifra mayor a 20.

Ya no pudo concentrarse, desvió la mirada de aquel extraño y observo la calle y las personas que caminaban junto a sus perros, volvió a ver al extraño, aquel hombre se levantó camino hasta la mesa donde ella estaba, Sara se paralizo del miedo, aquel hombre toco su brazo, su mano estaba fría y sudorosa algo realmente repugnante, Sara no pudo gritar ni emitir ningún ruido, el extraño le entrego un papel donde Sara logro leer una frase –TE ESTABA OBSERVANDO- y después oscuridad.

Al día siguiente a Sara la encontraron en el caño que quedaba cerca a la panadería, al parecer algunos testigos vieron que salió de la panadería, camino hasta la orilla y salto, nadie supo realmente lo que paso y las autoridades asumieron que fue un terrible suicidio uno de tantos que en la ciudad se estaba presentando.

Las alarmas se encendieron en la ciudad, los policías tenían que hacer algo para evitar que la población entrara en pánico, muchos científicos, doctores y psiquiatras salieron en televisión para evitar que más mujeres se suicidaran, dando a las familias señales para evitar depresiones, reconocer trastornos.

La necropsia no daba señales de tortura, secuestro, ni en la sangre daban rastros de venenos ni sustancias psi-coactivas, todas las víctimas tenían en común su rango de edad, horarios de trabajo, todas eran solteras.



(    (1)   Fragmento Frankenstein

Escrito por Eliana Castillo

Si quieren que continué con la historia espero sus sugerencias en los comentarios, no soy escritora profesional realmente lo hago para desconectarme del mundo y tener un momento agradable con las letras.



0 comentarios: