La carne de Rosa Montero

16:06 Estado Lector 2 Comments




Ser Maldito es saber que tu discurso no puede tener eco, porque no hay oídos que lleguen a entenderte. En esto se parece a la locura – soltó de repente Soledad -. Ser maldito es no coincidir con tu tiempo, con tu clase, con tu entorno, con tu lengua, con la cultura a la que se supone que perteneces. Ser maldito es desear ser como los demás pero no poder. Y querer que te quieran pero solo producir miedo o quizá risa. Ser maldito es no soportar la vida y sobre todo no soportarte a ti mismo.

Todo el mundo estaba en pie, en silencio, mirándola. Seguramente estaban pensando: a que viene ahora todo esto. Eso también era propio de los malditos. Provocar incomodidad con su mera presencia.


La carne Rosa Montero



2 comentarios: